Metro en Bilbao

En la realización de esta obra se prestó especial atención al diseño y arquitectura de las estaciones de transporte. No limitándose estrictamente al aspecto estético, sino derivando en lograr una infraestructura con características de funcionalidad y seguridad para lograr un óptimo servicio hacia los usuarios.
El equipo de trabajo de Norman Foster delineó las vías como cavernas, teniendo como idea matriz la integración de arquitectura e ingeniería; aspecto que resultó evidente en los amplios espacios que se crearon. Las instalaciones del Metro de Bilbao contienen rampas de acceso, mezanines, escaleras, vestíbulos y estaciones que emergen al conjunto urbano de la ciudad.
Los vestíbulos y las mezanines cuelgan del techo de la propia estación, siendo estéticamente vistosas y a la vez funcionales, las pasarelas de distribución reciben y proyectan las escaleras de acceso a la calle y a los andenes. Las estaciones así concebidas, ofrecen un gran espacio con una gran visión, donde el usuario tiene todos los servicios que necesita.
Un aspecto destacable es la estructura de los accesos del metro, basados en vidrio, los cuales localmente son llamados fosteritos en honor a Norman Foster. El diseñador alemán Otl Aicher se encargó de la señalética y de los mástiles con el logotipo para cada estación, empleando el color rojo con letras blancas para datos principales y letras negras para datos secundarios.

Ubicación: España – BILBAO
Arquitectos: Foster and Partners
Obra: Metro de Bilbao
Ubicación: Bilbao Vizcaya, España
Plazo: 1988 – 1995

Arquitectura: Foster and Partners
Consultantes: Davis Langdon & Everest, Claude Engle Lighting,
Ingeniería: Arup Design and Research
Señalética: Otl Aicher
Imágenes: Nigel Young – Foster and Partners

ESTRUCTURA Y DISTRIBUCION

Advertisements

About this entry